9 jul. 2009

Nun mos queda nada que tragar

Un ser en peligru d'estinción, ye lo que somos los románticos. Somos carne de cañón, seres pluricelulares que nos manquen ciertes cosuques, pero da lo mesmo. Reproducímonos como les setes. Siempre habrá otru yo.

Visto lo visto, nun mos queda nada que tragar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario