13 oct. 2006

Con Morala y Carnero

Lo que ta asocediendo n'Asturies paez sacao d'una película que nos falara d'años grises onde nun se podía dicir un res a la escontra del gobiernu. Los sindicalistes Juan Manuel Martínez Morala y Cándido González Carnero tan sufriendo la inxusticia d'un aparatu del Estáu al serviciu d'intereses ocultos, al serviciu d'unos políticos ensin vergüenza, políticos qu'amás de mentinos son unos especuladores que xueguen con families y cola industria y el futuru d'un país como'l nuestru, Asturies.


Los políticos n'Asturies planearon, cuantayá, desmantelar los astilleros de Xixón, pa montar pisos de luxu, lo que supón un despropósitu si, arriendes de que los benificiaos van ser les grandes constructoras y los propios políticos embaxo primes o dellos favores que nunca nun nos espliquen, va suponer la perda de munchos puestos de trabayu que dan de comer a munches families asturianes y que suponen un futuru llaboral en Xixón.


Estos sinvergüences que se faen llamar políticos, y que tienen la poca dignidá de siguir usando la pallabra «socialista» y «obrero» pa definise, nun cumplen acuerdos firmaos hai años, nun protexen los intereses d'Asturies penriba de les grandes multinacionales y empresarios. Con actuaciones asina tán consiguiendo facer una llaceria de país, ensin futuru.


Dende equí, la mio solidaridá colos sindicalistes citaos, Cándido y Morala, porque tán siendo perseguíos por defender unos drechos básicos de cualquier persona, el drechu a tener un trabayu. Quieren meter na cárcel a estos lluchadores pola clas obrera, cuando tamos fartos de sentir pela tele y pela radio grandes empresarios y políticos que s'enriquecen aprobando y faciendo planes illegales. Agora resulta que toles fuercies del aparatu del Estáu van pa meter a estos defensores de la xusticia social. Ai mamina, si punxeren los mesmos enfotos pa perseguir a los verdaderos sinvergüences, nun diben quedar munchos socialistes llibres de culpa.


El gobiernu asturianu (y llocal, xixonés) constata una y otra vegada la so postura de persecución de les voces crítiques cola so actuación (mui típico d'otres dómines más escures pa la historia d'España). Esto, sumao a la censura de la que foi acusáu'l gobiernu asturianu pol diariu críticu «El Comentario TV», al nun permitir la entrada nesti sitiu web a los ordenadores que d'él dependen, amuesen la deplorable xestión y pocu esmolecimientu polos problemes reales de los asturianos que tien el gobiernu qu'agora nos toca sufrir.


Oxalá, toes estes acusaciones nun caigan en baxo y nes próximes elecciones medren los verdaderos votos asturianistes y d'izquierdes pa partíos verdaderamente concienzaos cola situación llaceriosa qu'anguaño vivimos n'Asturies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario